© 2016 by Coach Ozz. Creado orgullosamente con Wix.com

5 Razones del Como Tus Emociones Te Impiden Perder Peso

February 19, 2019

 

 

Cada vez vemos más y más especialistas, investigaciones, libros e información del como las emociones impactan nuestra salud física, con tendencias cada vez más fuertes como la biodecodificación y la bioneuroemoción, creo que ya nos queda más que claro la co relación que existe entre nuestro cuerpo emocional y nuestro cuerpo físico, y cuando de sobre peso se trata, no es excepción el voltear a ver cómo están nuestras emociones para entender por qué parece que por más dieta que hagamos no parece funcionar ni ceder el peso extra, o sí es que llega a funcionar la dieta, a la vuelta de los meses el rebote hace de las suyas y volvemos al punto en donde iniciamos con frustración y cansancio por la privación de los alimentos lo cual puede llevar a un ciclo de auto complacencia, o sea, comer lo que nos dé la gana, sólo para sentirnos culpables y volver a empezar con la restricción, y ahí, en esa delgada línea gris entre un ciclo de restricción y uno de permisividad están las emociones haciendo de las suyas.

 

Emociones como la tristeza, el enojo, la ira, el aburrimiento, la ansiedad, la frustración, el resentimiento, el miedo, entre tantas otras que pican nuestro botones internos y nos llevan a refugiarnos en los antojitos, el chocolate, el pan, el comer compulsivamente o restrictivamente, y junto con esa relación disfuncional con los alimentos viene una relación disfuncional con nuestro cuerpo, pues generalmente estos sentimientos y ciclos van acompañados de una falta de aceptación y un juicio muy duro hacia nuestro cuerpo, juzgando el exceso de peso, la lonja, las estrías, la celulitis, y todo aquello que nos han vendido como imperfección, por decir lo menos, entonces no cabe duda de que el acto de alimentarse tiene una relación muy estrecha a nuestros procesos emocionales, y no sólo actuales, sino desde nuestra niñez, influye abismalmente como fuimos criados y la concepción que se tenía de la comida en casa, yo por ejemplo crecí con miedo a ser gordo por tener familiares con sobre peso, irónicamente llegue a desarrollar sobre peso en mi niñez, y a través de dieta, cuadros de bulimia y obsesión con la alimentación sí pude bajar de peso, pero no fue hasta años después que aprendí a alimentarme conscientemente y a entender y sanar esos vacíos emocionales que me llevaban a temerle a la comida.

Si a ti como a mi te ha pasado algo por el estilo, empecemos a entender que algunas de las principales razones del por qué nuestras emociones no nos permiten perder peso son:

 

-Visión Blanco y Negro: Es decir, tener una visión extremista de las cosas sólo hace que el estancamiento del peso sea más severo, es decir, pensar que sólo puedes ser gordo o flaco, que sólo puedes comer saludable o chatarra, que debes hacer mucho ejercicio o no haces nada, estos extremos sólo desmoralizan, desmotivan y no llevan a ningún lado más que al sentirte mal contigo misma por no poder mantenerte del lado de los buenos hábitos, cuando la verdad es que la salud está en el equilibrio y en el lograr apreciar lo que sí está sucediendo para ti, lo que si estás haciendo y lo que sí lograste en un día común, así sea tomar un vaso de agua más en vez de refresco, o hacer 5 minutos de ejercicio, algo es mejor que nada, así que a quitarle el poder a las emociones derrotistas y extremistas.

 

-Entender la Fuerza de Voluntad: La fuerza de voluntad es algo que no logramos entender claramente, muchas veces creyendo que se trata de ser fuerte ante la tentación, y al caer en esta nos hace sentir débiles, desmoralizados y tristes, y generalmente se activa el ciclo de si ya lo hice mal, no valgo la pena, no soy fuerte, entonces sigo haciendo las cosas mal. La fuerza de voluntad va más en la línea de hacer o no hacer algo por auto respeto y amor propio, por el entendimiento mayor de que nos conviene o no por bienestar y mayor bien algo, y cuando se decide comer algo que no es tan saludable, disfrutarlo y regresar a la siguiente comida al buen camino, dejar de flagelarnos por sentirnos débiles.

 

-Identidad: Aquí es en donde se pone interesante el asunto, la alimentación está ligada a nuestro contexto existencial, es decir, puedo sentir que lo que como define quien soy, y si en mi casa, familia, trabajo, comunidad se come de cierta manera entonces yo debo hacerlo así por qué es parte de mi identidad, de otra manera si lo hago diferente puedo ser rechazado y eso me duele y me hace sentir triste, y ahí es en donde el auto sabotaje colectivo se vuelve la normalidad, ejemplo, todos comer demasiado en cenas especiales como Navidad, o hacer carne asada y tomar todos los fines de semana por qué es lo normal. Urgente separar nuestra identidad de nuestros hábitos, saber que, si comemos diferente, saludable y decidimos no participar en el autosabotaje colectivo no nos hace malas personas, y aún podemos convivir y ser parte de la comunidad.

 

-Bullying Alimenticio: Pero ¿Qué sucede cuando soy juzgado por mi manera de comer? Eso es cada vez más común, señalar al raro, al diferente, llámese vegano, paleo, crudivegano, frugívoro, lo que sea, por qué pues por qué al tener la inquietud de cuidar nuestra salud puede resultar ofensivo para aquellas personas que siguen cicladas en pretextos como ¨de algo me tengo que morir¨, ¨la comida saludable es mala y aburrida¨, ¨yo como así porqué así se come en mi casa¨, y nuevamente el rechazo y el señalamiento nos hiere, y solemos preferir dejar de ser enjuiciados y regresar a los malos hábitos por presión social o familiar.

 

- ¿Quién soy?: Todo en la vida es cambio, pero el cambio es duro, por qué nos lleva a reinventarnos y a cuestionar la raíz de nuestras creencias, programaciones mentales y emocionales y hábitos, y si no soy todo eso que creo que soy entonces ¿Quién soy? Este proceso suele ser incómodo y frustrante, por lo que a veces solemos mejor no moverle y seguir haciendo las cosas como siempre por qué eso es lo que soy, por qué si empiezo a rascarle a mis heridas emocionales me va a doler y nadie queremos sentir dolor nuevamente, entonces mejor que se quede así y cada que algo me recuerde esas emociones y situaciones que me hirieron pues las podemos distraer con unas papitas o una pizza o nieve, o cualquier paleativo alimenticio, o incluso cuando se logra perder peso y no ha y un trabajo emocional de por medio, las emociones quedan a flor de piel y eso lleva al rebote, por qué en primera instancia el sobre peso denota una barrera en nuestro plexo solar, el abdomen, donde se concentran nuestras emociones, esa barrera es una sensación de protección, y si se elimina la barrera podemos sentirnos vulnerables ante la vida y todo lo que nos ha lastimado, por lo que estaremos más seguros si la volvemos a construir, o sea volver a subir ese peso.

 

Esto es tan sólo el inicio de empezar a entender como nuestras emociones influyen en nuestra relación con la comida y como eso nos lleva a relacionarnos sana o insanamente con nuestro cuerpo, y para esto he decidido abrir el CLUB DE LECTURA TRANSFORMATIVA empezando con el libro LA DIETA DEL ALMA de MARIANNE WILLIAMSON, para trabajar juntos con las lecciones de la autora y mis herramientas de Coaching en torno a esas emociones no resueltas que me impiden perder peso o me llevan a siempre volverlo a subir, sí te interesa entender y trabajar esas emociones, te invito a que te unas al Club que inicia el próximo 25 de Febrero. Más información por Whatsapp al 6621661904.

 

 

 

Please reload

Entradas destacadas

Crónica del Coach Sobre los Detox Grupales

February 2, 2016

1/4
Please reload

Entradas recientes

October 2, 2016

September 29, 2016

September 13, 2016

Please reload

Archivo