© 2016 by Coach Ozz. Creado orgullosamente con Wix.com

Peganismo: La Dieta Salvadora

October 3, 2018

¿Qué se supone que debemos de comer? Si hoy por hoy no es novedad que la industria alimenticia es una entidad macabra que lo único que quiere es lucrar al por mayor, aunque eso signifique mermar nuestra salud con una serie excesiva de aditivos, colorantes, endulzantes y demás sustancias de dudosa procedencia que ponen en casi todo lo que encontramos en un súper promedio, incluyendo frutas y verduras y todo el tema de los agroquímicos y transgénicos, entonces, ¿Y ahora quién podrá salvarnos?

 

 

Debido a esto seguimos viendo como surgen nuevas maneras de alimentarnos, desde el vegetarianismo y veganismo que están ganando cada vez más adeptos, hasta el paleo que también tiene un gran número de seguidores en una propuesta opósita a la alimentación basada en plantas, y entre en medio tenemos el crudiveganismo, el pescetarianismo, el ovolactovegetaranismo, las dietas bajas en carbohidratos, bajas en grasa, y bueno, hasta personas que sólo toman jugos o hacen meditación, ¿Y dónde queda el gozo de vivir y de disfrutar lo que uno come, digo yo? Pues así tan confusa la cosa, parece que una nueva propuesta de uno de los grandes de la salud, y a alguien a quién yo admiro personalmente, el Dr. Mark Hyman, nos propone optar por una alimentación PEGANA…. No, no hablo de Paganismo y adoración al diablo, sino de Peganismo, pero ¿Con qué se come eso?

 

Básicamente es la conjunción del Veganismo y el Paleo. Para quién no sabe que es uno y que es otro, el Veganismo se basa en comer solamente alimentos de origen vegetal, y el Paleo, es una dieta basada en la alimentación paleolítica en donde predominan los alimentos de origen animal, cero granos, endulzantes, lácteos, leguminosas, incluyendo solo nueces, vegetales libres de almidón, frutas y semillas, aparte de carnes de todo tipo, siempre y cuando sean de buena calidad. Te preguntarás ¿Y cómo es que puede hacerse una mezcla de dos estilos de alimentación totalmente opuestos?

 

 

Pues solamente alguien tan brillante como Mark Hyman se le pudo haber ocurrido, y la premisa es bastante simple, basar tu dieta en alimentos frescos, naturales, integrales y de la mejor calidad posible, que se basa específicamente en los siguientes puntos: 

 

-Evitar el consumo de azúcar: Como si fuera el chamuco, el azúcar es uno de los principales causantes de los grandes males de salud que enfrentamos hoy en forma de enfermedades crónicas, siendo catalogada ya por expertos como una droga.

 

-Que predominen las plantas: Por lo menos la mitad de tu plato debe de ser una planta, y no me refiero a zacate, sino a ensaladas (no sólo de tomate, pepino y lechuga), guisos de vegetales, y bueno, como se te ocurra, excepto en forma de papas fritas.

 

-Frutas en moderación: Aunque si, la fruta es excelente fuente de algunos nutrientes, algunos también pueden tener alto contenido de azúcar, por más natural que sea, por lo que hay que apegare al diario a frutas de bajo índice glicémico y comer las más dulce en forma de gustitos y postes de vez en cuando.

 

-Evitar a toda costa lo contaminado: Sacarle la vuelta a todo tipo de pesticidas, antibióticos y hormonas (de los alimentos de origen animal, transgénicos, aditivos, conservadores y todo tipo de ingredientes industrializados que ningún bien le hacen a nuestro cuerpecito.

 

-Procurar Grasas Buenas: La grasa es un macronutriente necesario, por lo que es NECESARIA para la salud, sobre todo los ácidos grasos esenciales, o sea Omega 3, por lo que hay que procurar la grasa en forma de aguacate, aceite de coco, aceite de oliva, nueces, semillas, aguacates, pescados, huevos, carnes de buena calidad, mantequilla pura o ghee y cremas de cacahuate o almendra sin azúcar.

 

-Evitar Aceites Refinados: Adiós, de una vez por todas, a los aceites comerciales como de canola, algodón, soya, maíz, y en moderación aceite de ajonjolí y nueces, siempre y cuando sean prensados en frío. Bye Bye, Chop, Chop, Chop.

 

-Limita los Lácteos: Yo sé que una vida sin lácteos puede parecer miserable, pero es más miserable la distención en inflamación que producen, además de descalcificarte más de lo que de dejan calcio, por lo que lácteos sólo de vez en cuando, y claro, de la mejor calidad, curados o fermentados, en forma de yogurt NATUAL SIN AZÚCAR.

 

-La Carne No Es El Plato Fuerte: Más bien, empieza a ver todo tipo de carnes como un condimento, un elemento que da sabor y sazón a tus platillos, más no la estrella del mismo, ya que el papel principal lo deben de llevar los vegetales, y la carnita, sólo en la esquinita, y que sea de rancho, ecológica, libre pastoreo, orgánica o la mejor calidad posible.

 

-Los Pescados, Sustentables y Sin Mercurio:  Procurar pescados pequeños como sardinas y anchoas, si es salmón, que sea salvaje, y los pescados altos en mercurio como el atún y marlín no más de una vez cada quince días, y evitar a toda costa los pescados de granja.

-Evitar el Gluten: El gluten está en todas partes, y este bandido está causando alergias, sensibilidades, y enfermedades auto inmunes a diestra y siniestra, así que de preferencia evitarlo o comerlo muy de vez en cuando.

 

-Procurar Granos Gluten Free: Dale cabida en tu alacena a la quínoa, el arroz integral, arroz salvaje y al amaranto, evitar los granos refinados como el arroz blanco.

 

-Leguminosas en Moderación: Las más procuradas deben ser las lentejas, y lo mejor es comerlas no tan seguido, porque sí, son excelente fuente de proteína, pero también causan problemas digestivos, entre ellos el exceso de vitamina P2.

 

-Hazte Exámenes: Hoy día existen exámenes especializados para detectar intolerancias y sensibilidades alimenticias, por lo que es una excelente idea saber bien tu caso para personalizar más tu alimentación, después de todo, la clave es la bio individualidad, ósea, lo que te hace bien a TI.

 

 

 

La realidad es que nuestra alimentación es una piedra angular que debemos de procurar para mantener nuestra salud, hoy más que nunca, sea lo que sea que te haga sentido, hazlo por sentirte bien, y claro, por cuidar al medio ambiente, no sólo por fines estéticos y superficiales.  Y yo ¿Qué soy? Pues pasé de ser Nutritatiano, a ser Flexitariano y ahora estoy considerando seriamente ser Pegano, ya les contaré qué tal me va ¿Y tú?

Please reload

Entradas destacadas

Crónica del Coach Sobre los Detox Grupales

February 2, 2016

1/4
Please reload

Entradas recientes

October 2, 2016

September 29, 2016

September 13, 2016

Please reload

Archivo