© 2016 by Coach Ozz. Creado orgullosamente con Wix.com

Crónica del Coach Sobre los Detox Grupales

February 2, 2016

Este pasado Enero del 2016, se cumplieron 2 años de haber comenzado una aventura que

 

jamás imagine que fuera a cobrar tanta fuerza e importancia en mi vida, y me refiero a los grupos DETOX, que a la fecha contamos ya más de 30 grupos vividos y atendidos en este par de años, y me maravilla el cómo se ha convertido en una experiencia de conexión entre personas buscando hacer un cambio en su alimentación y en su vida en general, por distintos motivos, de distintos trasfondos, pero todos con la intención de vivir mejor. Inicie esta travesía con mi programa de 21 días, a como Dios me dio entender, y de inmediato se convirtió en una manera de impactar a más personas que la consulta uno a uno. Aunque debo confesar que me encanta la consulta uno a uno, pues me permite entablar una conexión íntima y directa con mis pacientes, a quienes apoyo con sus metas de aprender a comer saludablemente, pero también he explotado ese psicólogo frustrado que llevo dentro de mí, mostrándoles lo importante que es atender y entender a las emociones y los mapas mentales para comprender nuestra situación actual y poder visualizar los cambios necesarios para implementar un estilo de vida saludable por todos lados, por eso mi consultorio es único en el sentido de que es raro ir a un consultorio nutricional que tenga una caja de pañuelos frente al paciente y esto es porqué seguido las cosas se ponen tan emocionales que hay lágrimas, además de asombro, risas, motivación, llamadas de atención y todo terminando en muchas ganas de hacer lo que se tenga que hacer para lograr los objetivos deseados, es simplemente mágico.

 

Sin embargo, en el modo grupal, algo sucede cuando juntas a un grupo de personas, aun siendo de diferentes partes del país y del mundo, personas con las ganas de hacer lo que sea necesario para bajar de peso, tener más energía, mejorar su digestión, aprender a cocinar saludablemente y vivir de una manera diferente que les permita sentirse mejor que nunca, es inspiración y motivación en su más puro estado, el ser testigo de esa transformación en masa, en donde todos se apoyan, suben las fotos de sus platillos, sus dudas, revelaciones, epifanías, chistes, desgracias, logros y fracasos, y de pronto estos programas se convierten de un día para otro en casi casi que terapia grupal, y es simplemente fascinante, ver como un grupo de personas con ganas de cambiar puede obtener los mejores resultados posibles cuando se apoyan entre ellos, de pronto mi esposa y yo, quienes nos encargamos de los grupos, nos convertimos en moderadores y testigos en primera fila de estos casos de éxito, basado en la fuerza de la voluntad humana y lo poderoso que puede ser apoyarnos los unos a los otros.

 

Hemos tenido grupos desde 15 personas hasta más de 150, y todos tienen su encanto, su aprendizaje y su chispa, ha habido unos más callados que otros, y otros que marcan un antes y un después, como el caso del grupo de las Piñas, quiénes hicieron un click instantáneo y son personas muy decididas y comprometidas a llevar las cosas al siguiente nivel, personas que se han convertido en mi soporte y mis grandes motivos por seguir mejorando mi trabajo porque su gratitud y aprecio me enriquece el alma y las ganas de seguir impactando las vidas de cientos de personas para bien. Cómo explicar que en Diciembre 2015 tuvimos una posada de Detoxers (graduados de mis grupos Detox) en donde vinieron decenas de personas de otros lugares, más los que estaban acá en la localidad, para asistir a la posada y convivir con sus compañeros de grupo, contar sus testimonios y unificar aún más lo que se sembró en el grupo, personas que aún después de los grupos siguen conviviendo por que entraron a un grupo Detox buscando mejorar su alimentación y salieron con amistades, y así poco a poco se han ido convirtiendo en mi orgullo más grande, mi Tribu de bienestar, mi familia, y es por eso que me fascina trabajar con los Detox grupales, porqué es simplemente increíble lo que ha traído no sólo a mi trabajo sino a mi vida el poder guiar ya a miles de personas a través de estos grupos.

 

Lo más bonito de todo, es que gran parte de los participantes, termina el proceso queriendo más, y así hemos ido abriendo más grupos con las mismas personas, porqué se sienten tan bien y tienen tantas ganas de seguir con los cambios para bien que se avientan al ruedo no sólo para un grupo más, sino que hay personas muy queridas que ya se han aventado varios grupos seguidos, que si se sumará, sería ya más de un año de grupo en grupo, por el simple motivo de querer seguir en esa red de apoyo y aprendizaje común. Y la dinámica es muy sencilla, se abre un grupo privado, en donde les publico las instrucciones y recetas una vez por semana y monitoreamos el grupo a lo largo de la semana, contestamos dudas, motivamos, y todos pueden subir lo que les plazca, siempre y cuando vaya ad hoc a lo que estamos haciendo, pero en esa simpleza reside el gran tesoro de la transformación, de la unidad, de la voluntad por salir adelante y cambiar genuinamente esos malos hábitos que había antes por nuevos y mejores hábitos que se fortalecen en el camino.

Todavía más, cuando empiezan las confesiones y los relatos, y todos empiezan a contar sus historias íntimas, sus momentos oscuros, sus experiencias de vida y el como el hecho de estar en los grupos empiezan a fraguar cambios no sólo en sus cuerpos y en sus vidas, sino en sus familias y comunidades, y así se va expandiendo la inquietud del cambio, un cambio necesario en nuestra sociedad, una sociedad profundamente enferma y desconectada, en donde justamente estos ejercicios grupales nos ayudan a sanar y a reconectarnos, con el cuerpo, con nuestras necesidades y con personas maravillosas en la búsqueda de estar mejor.

 

¿Cómo no apasionarme mi trabajo? Si ni lo veo como trabajo, el poder ser factor de servicio a otros, ayudándoles y guiándoles a través de lo que pueda yo saber de nutrición integral, y en recompensa, más que el valor monetario de mis servicios, es el gran aprendizaje que hay detrás de cada grupo, pero sobre todo, el privilegio y la gran bendición de coincidir con tantas personas que empiezan con una inquietud de mejorar su calidad de vida, personas que van y vienen, hay quienes comentan todo el tiempo, hay quien no comenta nada, hay quienes se quedan en mi vida, y hay quienes siguen adelante, hay quienes se quedan picados con los grupos y hay quienes se quedan en el camino del cambio, pero eso sí, todas y cada una de las personas que han pasado por mis grupos me han marcado y me siguen inspirando en que este es uno de mis grandes llamados, mientras siga habiendo interés por sanar y cambiar yo aquí estaré abriendo estos espacios para que se den las condiciones necesarias para lograrlo, y cada día agradezco a la vida y a Dios que me permiten hacer lo que hago, y decido platicarlo de esta manera para que si Tú que lees esto, estás lista/o para mejorar tu vida, aprender que comer saludable es rico y divertido, sanar tu cuerpo, tu mente y tu espíritu y embarcarte en una de las más grandes aventuras de tu vida, yo encantado de poder guiarte a ti y a todas las personas que sigan pasando por estos grupos que han sido un parteaguas en tantos sentidos, en tantas vidas, y en mi visión del servir a los demás. La salud es un derecho divino de todos, pero la preservamos quienes nos atrevemos a hacer lo necesario para que así sea, y haciéndolo en grupo es mucho más efectivo. Gracias por tanto.

 

 

Please reload

Entradas destacadas

Crónica del Coach Sobre los Detox Grupales

February 2, 2016

1/4
Please reload

Entradas recientes

October 2, 2016

September 29, 2016

September 13, 2016

Please reload

Archivo